Proporciónale las instrucciones precisas a tu cerebro